Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Diseñador de videojuegos: una profesión en alza

Jue 01, jul. 2010 - Ana Echeverría - Archivado en: , , ,

comecocosTe pasas la vida pegado al PC, a la PSP o a la XBox. Tienes cuatro personajes de nivel 80 en World of Warcraft, te has pasado tres veces la última versión de Call of Duty y estás al tanto de todas las novedades y lanzamientos del mercado. En casa te suplican que hagas más deporte, que salgas un rato a caminar al aire libre, o directamente guardan la consola bajo llave cada vez que se acercan exámenes. Siempre te repiten que jugar tantas horas es malo, que necesitas estudiar algo de provecho, y tal vez tengan razón, pero… ¿te has planteado que puedes convertir tu pasión por los videojuegos en una profesión?

No, no te estamos sugiriendo que te conviertas en uno de esos chavales chinos que trabajan 12 horas reuniendo moneda virtual a cambio de unos pocos dólares al día. Hay maneras más dignas y lucrativas de ganarse la vida con los videojuegos. En España, el sector aún está en pañales, pero ya existen empresas de gran éxito, como Digital Legends, Virtual ToysPyro Studios. Y se trata de un mercado en alza, que en España factura ya unos 750 millones de euros.

Pero el hecho de que el sector sea tan reciente en nuestro país no ayuda a la hora de distinguir funciones y perfiles profesionales. Tradicionalmente, los videojuegos se han considerado un terreno exclusivo para los programadores informáticos. Obviamente, un buen ingeniero informático (o varios) resulta imprescindible para sacar adelante un videojuego. Y es cierto que, en los inicios de la industria, los primeros creadores de videojuegos venían del campo de la programación: es el caso de figuras como Chris Sawyer, Sid Meier o Will Wright, creadores de Roller Coaster Tycoon, Civilization o Los Sims, respectivamente.

Pero lo cierto es que el desarrollo de un videojuego requiere dos clases de perfiles: uno técnico (programadores) y otro artístico (diseñadores).

El diseñador de ocio interactivo, ese gran desconocido

Un videojuego no solamente contiene algoritmos. También cuenta con un argumento, un concepto de juego, una serie de objetos, misiones, hitos, etc… Y, por supuesto, una estética. La experiencia gráfica de una plataforma del estilo Super Mario no tiene nada que ver con la atmósfera de la saga Silent Hill.

El diseñador de videojuegos es la persona que se hace responsable del esquema del juego, su argumento, sus personajes, su apariencia gráfica, sus especificaciones y su jugabilidad. A menudo son perfiles técnicos, pero no siempre. También puede tratarse de escritores, diseñadores gráficos o guionistas: a fin de cuentas, se ocupan del “guión” del juego, por decirlo así. En cualquier caso, es conveniente que tengan (o se empapen de) unos mínimos conocimientos técnicos. Y, sobre todo, debe gustarles jugar. Es imprescindible que entiendan cuáles son los ingredientes que no pueden faltar en un juego para que resulte atractivo y divertido.

El diseñador, además de tener siempre en mente el concepto y el resultado final del juego, ha de saber entenderse con una serie de especialistas: animadores 3D, programadores, etc… No es necesario que sepas programar o modelar en 3D para ser diseñador de videojuegos, pero sí es importante que entiendas qué es un script y qué es un blended, para que puedas pedirlos a tus compañeros cuando el juego lo requiera.

Eso sí, antes de llegar a diseñador, lo más probable es que pases por otros puestos algo más sencillos, que te aportarán experiencia y aprendizaje: QA tester (el profesional que va probando el juego y detecta posibles fallos o bugs), escritor técnico (prepara manuales, recopila datos, redacta los textos del juego, etc…) o diseñador de nivel (que, por ejemplo, coloca los objetos en cada etapa del juego).

¿Qué estudiar?

El de diseñador de videojuegos es un perfil técnico y artístico a la vez. Las carreras más recomendables son las específicas, como el grado en ingeniería multimedia, que combina equilibradamente ambos aspectos. Pero también es posible llegar a este puesto desde otros perfiles formativos, como el grado en comunicación audiovisual, el grado en bellas artes o el grado en ingeniería informática.

Otros contenidos de este reportaje:

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Desde mis inicios he compaginado el periodismo con el marketing. Son géneros y registros muy distintos que, sin embargo, tienen un rasgo en común: la búsqueda de la máxima claridad y sencillez. Moverme en los dos campos y no tener miedo de dar el salto a Internet me ha convertido en una profesional muy flexible. En G+ estoy aquí Ana

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal