Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

8 razones para apuntarse a un curso de verano

Mie 09, jun. 2010 - Ana Echeverría - Archivado en: , , , , , ,

cucuruchos helado¿Aún necesitas una excusa para matricularte en un curso veraniego? Te damos 8 argumentos magníficos para sacarle partido a tus meses de verano.

1.- Aprovechar el tiempo
Un curso de verano permite obtener un diploma en un tiempo récord. Aunque aparentemente duren menos que los cursos de invierno, muchos cursos estivales tienen exactamente el mismo número de horas. Simplemente aprovechan que sus alumnos tienen más tiempo libre para condensar su programa en unos pocos días o semanas. Existen incluso másters intensivos, como los que ofrece la Escuela Trazos, especializada en publicidad. ¿Te imaginas sacarte un máster en solo 3 meses? ¡Eso sí que es aprovechar el tiempo!

2.- Conseguir reconocimiento académico
Muchos cursos de verano, especialmente los de idiomas y los organizados por universidades, pueden convalidarse como créditos de libre elección para estudiantes universitarios. Eso sí, es conveniente confirmarlo en la universidad de origen antes de matricularse. Hasta la implantación de Bolonia, un curso universitario de 10 horas equivalía a un crédito de libre elección, uno de 90 horas a 9 créditos, etc… Como los nuevos créditos ECTS utilizan un baremo distinto (no solamente cuentan las horas lectivas, sino el total del tiempo dedicado por el estudiante), consultar el número de créditos en cada caso se hace aún más recomendable.

3.- Mejorar tus oportunidades profesionales
Aprender informática o idiomas, especializarte en algún aspecto concreto de tu profesión o mejorar tus habilidades directivas… cualquiera de estos esfuerzos tiene consecuencias positivas en el ámbito laboral. Si en lugar de matricularnos en enero, al salir del trabajo, cuando más agotados estamos, lo hacemos en junio o julio, aprovechando el horario intensivo o nuestras vacaciones, seguramente abordaremos la formación con más ganas y energías. Tener luz durante más horas también ayuda a rendir mejor.

4.- Hacer networking
Un curso de verano puede convertirse en una experiencia social muy gratificante. Conocer nuevas personas siempre es estimulante, especialmente si comparten los mismos intereses que tú o tienen aspiraciones laborales semejantes. Cuanto más amplia sea tu red de contactos, más fácil te resultará encontrar un puesto de trabajo interesante. Tus profesores y compañeros de estudios podrían convertirse en tus futuros clientes, colegas o jefes… nunca se sabe.

pedro duque, astronauta5.- Conocer a celebridades
Algunas universidades cuentan con un plantel de personajes famosos en sus cursos. En algunas ocasiones, estas celebridades actúan como reclamo; en otras, simplemente, se trata de figuras que raramente disponen del tiempo libre necesario para impartir formación y que en verano, en cambio, se hallan más disponibles. El coloquio Studium Medievale, que se celebra en Besalú en colaboración con la Universidad de Girona, contará entre sus ponentes con sor Teresa Forcades, famosa por su activismo en contra de la administración masiva de vacunas para la gripe A. En la Universidad de Cantabria impartirán clase prestigiosos futbolistas, como Andoni Zubizarreta, Fernando Quintanilla o Íñigo Lizarralde. La madrileña UPM contará con la presencia del astronauta Pedro Duque. El cine español también ofrece sus estrellas: Imanol Uribe y Carmelo Gómez estarán en la Universidad de Valencia; Vicente Aranda, Gonzalo Suárez y Romà Gubern, en la UNED.

6.- Aprender idiomas
Tanto si te apuntas a un curso intensivo en una academia como si eliges un programa más ambicioso (inmersión lingüística en centros como Pueblo Inglés , estancias en el extranjero, etc…), el verano ofrece oportunidades inmejorables de aprender idiomas… y de practicarlos. Piensa, si no, en la gran cantidad de turistas que llenan las playas y los bares estos meses.

7.- Practicar aficiones
Aprender danza del vientre, mejorar la forma física, descubrir tu talento para la moda, el cine, la pintura, la cocina… La oferta veraniega de cursos lúdicos es muy amplia. En definitiva, se trata de pasarlo bien haciendo algo más que tostarse al sol. ¿Se te ocurre una razón mejor para apuntarte a un curso? Quién sabe, tal vez descubras una nueva vocación o un talento que ignorabas tener.

8.- Hacer turismo
Un curso en una universidad de otra comunidad autónoma o incluso – ¿por qué no?- de otro país es el mejor pretexto posible para viajar. Lo mismo sucede con las estancias de idiomas en el extranjero. Además de aprender, conocerás nuevos lugares, nuevas costumbres… y podrás llevarte a casa un montón de fotos de tus vacaciones formativas. Por otra parte, existen becas y ayudas a la movilidad que puedes aprovechar para viajar más barato.

Otros contenidos de este reportaje:

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Desde mis inicios he compaginado el periodismo con el marketing. Son géneros y registros muy distintos que, sin embargo, tienen un rasgo en común: la búsqueda de la máxima claridad y sencillez. Moverme en los dos campos y no tener miedo de dar el salto a Internet me ha convertido en una profesional muy flexible. En G+ estoy aquí Ana

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal