Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Trabajar de lo tuyo: mitos y verdades sobre las carreras y sus salidas

Todos tenemos una idea intuitiva de lo que es una carrera “con salidas” y una carrera “sin salidas”. En especial los padres, que suelen poner el grito en el cielo cuando un retoño les anuncia su firme decisión de ser actor, bailarín o alpinista profesional. “Primero estudia una carrera de verdad, hijo -suele ser su respuesta- y luego ya veremos”.

Las  “carreras de verdad“, según nuestros progenitores, suelen estar relacionadas con la medicina o el mundo empresarial. Es decir, los clásicos: hijo mío, hazte cirujano, ingeniero o notario. En el extremo opuesto, un sinfín de nuevas titulaciones llaman la atención de los futuros universitarios, desde Turismo hasta Ciencias del Mar. La universidad se especializa cada vez más y aumenta año tras año el número de sectores profesinales a los que se dirige.

Dos factores recientes complican aún más el panorama. Por un lado, el nuevo EEES (o Plan Bolonia) y la implantación de los másters oficiales, que muchos ven ya como un camino ineludible hacia la especialización. Por otro, la crisis económica que ha disparado las tasas de desempleo en toda Europa y muy especialmente en nuestro país.

En este artículo no vamos a abordar qué profesiones tienen menos paro o qué títulos son los más demandados por el mercado laboral. Ya nos hemos ocupado de estos temas en otros apartados del Especial Salidas Profesionales. En cambio, trataremos de responder a una pregunta que se hacen miles de universitarios desde el momento en que se matriculan: “¿Podré trabajar de lo mío?”

El Observatorio del INEM publica cada mes una serie de datos estadísticos que pueden ayudarnos a prever cuáles son nuestras probabilidades de ejercer la profesión para la que hemos estudiado. Se trata de una lista de contratos según titulaciones. Con su ayuda, trataremos de medir la distancia real entre aquello que se estudia y las profesiones que se ejercen realmente… o dicho de otro modo, el ratio vocación-empleo de cada carrera. De paso corroboraremos o desmentiremos algunos mitos.

Los datos son del pasado mes de noviembre: no cubren un largo período de tiempo, así que no permiten sacar conclusiones generales, pero sí nos proporcionan un retrato, una instantánea del panorama… en el peor de los escenarios posibles, el de la recesión.

“Los actores casi nunca trabajan de lo suyo”

¿Verdadero o falso? Falso. Un 48% de los contratos ofrecidos en noviembre a  Titulados Superiores en Arte Dramático estaban relacionados con la interpretación y el teatro. Un porcentaje notablemente superior, por ejemplo, al de los publicistas (solamente un 6% de los licenciados en Publicidad y Relaciones Públicas que obtuvieron un empleo el mes pasado acabaron en una agencia de publicidad).

Por supuesto, esto no significa que todos ellos sean actores de éxito. Es posible que muchos actúen en espectáculos locales y eventos privados. Y también hay que tener en cuenta que hablamos de tan solo 447 demandantes de empleo que obtuvieron, en total, 124 contratos (59 de ellos como actores). Es decir, son una minoría. Pero una minoría suficientemente especializada como para ejercer su verdadera profesión en un porcentaje bastante elevado.

“Los médicos tienen pocas dificultades para ejercer”

¿Verdadero o falso? Verdadero. El paro existe en el sector de la medicina, como en todos, pero la inmensa  mayoría de los contratos laborales que firman los licenciados en medicina son, precisamente, para eso: ejercer la medicina. Un 82.84%, el ratio vocación-empleo más elevado del pasado mes de noviembre.

Los titulados en enfermería obtienen un ratio muy similar: el 77.58% de los que han salido del paro en noviembre lo han hecho para trabajar de enfermeros. Y en total, un 83% de los contratos se han firmado dentro del sector sanitario. Odontólogos (73%) y fisioterapeutas (71%) alcanzan porcentajes muy semejantes.

Pero en el sector sociosanitario no es oro todo lo que reluce. Solamente un 15% de los podólogos desempleados que ha encontrado trabajo en noviembre podrá dedicarse al cuidado de los pies. Los logopedas (33%) y los titulados en dietética y nutrición (22%) también parecen estar en horas bajas respecto al resto de profesionales sanitarios. No obstante, estas cifras pueden ser engañosas, ya que se refieren únicamente a contratos laborales recientes y no tienen en cuenta a los profesionales que ejercen como autónomos en consultas privadas.

“Derecho, ADE y empresariales son las carreras con más salidas”

¿Verdadero o falso? Depende. Se trata de carreras-comodín, titulaciones que tradicionalmente se han empleado como trampolín para ejercer distintas profesiones en el mundo de la gestión empresarial. En este sentido no debe resultar preocupante que tan solo un 12% de los contratos recientes a graduados en derecho tengan relación con el mundo jurídico, o que únicamente un 5% de los economistas en paro hayan sido contratados como economistas en el último mes. Quien tenga verdadera vocación de abogado o analista macroeconómico deberá tenerlo en cuenta, pero probablemente son mayoría los que se matriculan atraídos, precisamente, por esta versatilidad.

Sin embargo, hay una de cal y otra de arena en el caso de ADE y Ciencias Empresariales. La buena noticia es que estas carreras facilitan la ocupación en multitud de ramas diversas. Pero la mayoría de los contratos (un 14% aproximadamente) son para oficios de secretariado y tareas administrativas, que en principio no exigen una cualificación universitaria. Para quienes deseen destacar y acceder a la escala directiva, un MBA se perfila, cada vez más, como imprescindible.

“Los periodistas y licenciados en Comunicación Audiovisual terminan trabajando en cualquier otra cosa”

¿Verdadero o falso? Falso. Si bien no gozan de los envidiables porcentajes de inserción vocacional de los profesionales sanitarios, un 35% de los licenciados en Comunicación Audiovisual y un 20% de los periodistas desempleados que encontraron trabajo en noviembre podrán ejercer una profesión relacionada con los medios de comunicación. Los publicistas profesionales, curiosamente, parecen tenerlo peor, con el ratio del 6% que mencionábamos antes. De todos modos, estas profesiones cuentan con gran número de autónomos, así que estas cifras deben tomarse únicamente a título orientativo.

“Las humanidades no tienen salida”

¿Verdadero o falso? Tristemente cierto en muchos casos. Esta vez el mito se confirma. Los geógrafos, historiadores e historiadores del arte que encontraron trabajo este mes de noviembre terminaron dispersos en sectores muy distintos, y a menudo en trabajos de menor cualificación: camareros, mecanógrafos, recepcionistas, etc…

Corren mejor suerte los filósofos, filólogos y licenciados en Humanidades, cuyas carreras profesionales se orientan claramente a la enseñanza en porcentajes que varían del 20% al 30%. Un 35% de los titulados en Filología Inglesa que encontraron trabajo firmaron como docentes, lo que indica una tendencia laboral muy clara para esta carrera. Algo similar sucede con las carreras de ciencias experimentales: Física, Química, Geología o Matemáticas, que tienen en la enseñanza su principal salida profesional.

“Los diplomados en relaciones laborales escalan puestos en los departamentos de Recursos Humanos”

¿Verdadero o Falso? Pues más bien falso. Esa no parece ser la tendencia en el último mes. Los diplomados en Relaciones Laborales contratados el pasado mes de noviembre ejercen toda clase de empleos: fundamentalmente auxiliares administrativos de distintas clases, aunque también docentes, empleados de correos, peones y profesionales de la limpieza.

“Los ingenieros pueden hacer de todo”

¿Verdadero o Falso? Verdadero si tenemos en cuenta la tradicional presencia de ingenieros en puestos directivos de gestión o en departamentos comerciales de grandes empresas. Pero si nos ceñimos a los datos de noviembre del Observatorio del INEM, la mayoría de los ingenieros en paro consiguen (o aceptan) trabajos de ingeniero. Esto es especialmente cierto en el caso de los ingenieros de caminos, los ingenieros informáticos y los ingenieros en telecomunicaciones. Por ejemplo, un 23% de los “telecos” contratados en noviembre accedieron directamente al sector de las telecomunicaciones, pero si se les suma a los que se dedican a otras actividades relacionadas con la ingeniería y la informática, el ratio vocación-profesión asciende al 52%, y alcanza un 62% en el caso de los ingenieros informáticos.

¿Te ha gustado esta noticia?
1 comentario Compártela:

Desde mis inicios he compaginado el periodismo con el marketing. Son géneros y registros muy distintos que, sin embargo, tienen un rasgo en común: la búsqueda de la máxima claridad y sencillez. Moverme en los dos campos y no tener miedo de dar el salto a Internet me ha convertido en una profesional muy flexible. En G+ estoy aquí Ana

Yo tengo pensado estudiar Licenciatura en Astronomia, pero no tengo informacion sobre la salida laboral. Quisiera que alguien me informe.
Gracias!

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal