Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Qué tener en cuenta a la hora de escoger una oposición

Vie 16, oct. 2015 - Elisabeth Holgado - Archivado en: , , ,

tener-en-cuenta-escoger-oposicionLas oposiciones son un campo muy amplio, y es que existen distintas para los diferentes ámbitos. En más de una ocasión, tu formación previa seguramente ayudará a decantar la balanza hacia una u otra, pero por si todavía tienes dudas, te dejamos algunos criterios a tener en cuenta a la hora de escoger una oposición.

Como te hemos avanzado, es importante que busques una oposición capaz de adaptarse a tu preparación académica. Si cuentas con titulación universitaria, es mejor optar por las oposiciones de grado A1 y A2 y no aspirar a otras de grado más bajo por miedo a no tener éxito. Aspirar a oposiciones de nivel inferior puede ser contraproducente para ti ya que, a menor dificultad, mayor demanda de opositores. ¡Piensa en grande y triunfarás!

Consultar el histórico puede ser de gran ayuda a la hora de decidirte, ya que los datos sobre anteriores convocatorias pueden ser una buena referencia para saber a qué te enfrentarías en caso de decantarte por esa oposición concreta y así hacer una previsión realista sobre tus posibilidades. Recuerda también que una convocatoria elevada no tiene porqué representar mayores probabilidades de aprobar ya que, normalmente, las grandes convocatorias son más concurridas por otros opositores.

A la hora de elegir es también fundamental que tengas en cuenta tus circunstancias personales, ya que no es lo mismo tener todo el día para dedicarlo al estudio como tenerlo que compaginar con tu actividad laboral y familiar. Debes tener en cuenta que el nivel de exigencia y dedicación de la preparación de oposiciones es muy alto, y que si no eres capaz de cumplir los ritmos, puedes estar encaminado al fracaso.

No debes tener miedo a los temarios exigentes. Piensa que en las oposiciones de grado A1 o A2 la competencia no son tanto los otros opositores sino el temario, así que sé constante y prepárate de la forma adecuada y tendrás el éxito más que garantizado.

La ratio plazas/aspirantes puede ser un buen indicador a la hora de calcular tus posibilidades. Siempre que tu perfil académico te lo permita, opta por oposiciones donde la relación entre las plazas ofertas y el número de opositores con los que compites sea razonable.

El destino y la retribución son otros dos factores relevantes. El destino de la oposición puede llegar a obligarte a cambiar de domicilio, algo que debes tener muy en cuenta y de lo que debes ser enteramente consciente, así que infórmate de cuáles son tus opciones. Conocer la retribución del puesto por el que opositas también será una información útil para ti a la hora de saber si esta se corresponde con tus expectativas salariales y así valorar si el esfuerzo vale la pena.

Otro dato a tener muy en cuenta es que no todas las oposiciones tienen la misma frecuencia de convocatoria. De ser posible, es preferible decantarse por aquel tipo de oposiciones que tienen una convocatoria regular ya que te permitirá definir un plan de estudios de manera mucho más eficiente.

Opositar no solo significa acceder a un puesto en la administración pública, sino que a la vez otorga al opositor proyección formativa, dado que los conocimientos adquiridos le serán de utilidad (tanto si la supera como si no) para su vida profesional, y también proyección profesional, ya que existen diferentes cuerpos en los que una oposición es el camino a un ascenso de categoría.

Fuente: Educaweb.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Periodista inquieta y redactora de Iberestudios. Enamorada de mi oficio, ya sea con un teclado bajo mis dedos o una cámara sobre mis hombros. En G+ me encontrarás aquí Elisabeth

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal