Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Si buscas fuera, encontrarás

Lun 18, sep. 2017 - alvaroandresriaza - Archivado en: ,

formación en el extranjero

El denominado término inglés brain drain, o más conocido popularmente como “fuga de cerebros”, es una situación seria que lleva tiempo afectando a nuestro país y que está causando estragos en el pilar fundamental del futuro de nuestra sociedad: la juventud. Jóvenes -y no tan jóvenes- ven mermadas las posibilidades de explotar su carrera en un país negado de oportunidades y, cada vez más, optan por buscarlas allí donde sí tengan en cuenta sus cualidades para seguir desarrollándolas y, ya de paso, descubrir nuevos horizontes con pensamientos y formas de ver el mundo muy distintas.

No todo es negativo. Aunque el país se resienta (algo que será más palpable a largo plazo), lógicamente, quienes escapan de nuestras fronteras para encontrar ese lugar y perseguir allí sus sueños, disfrutan de la mejor escuela que jamás podrán pagar.

Motivos para ser feliz

Cierto es que, comúnmente, el grupo social que emprende esta aventura son chicos y chicas jóvenes que, durante sus estudios universitarios, o tras los mismos, se han dado cuenta por su propia experiencia, o por la de sus más allegados; que si quieren aprender del mundo que tanto les fascina, tienen que hacerlo lejos de sus seres queridos.

La situación actual que vive nuestro país invita, innegablemente, a tomar la sartén por el mango y, si no hay motivos mayores que lo impidan, arriesgarse y llevarlo a cabo. Más allá de los temores del primer momento, la convicción y la ilusión que nos empujan en un primer momento, son las mismas que deben primar después. Además, siempre hay que recordar que es cuando nos encontramos ante la situación que nos mantiene entre las cuerdas, cuando sacamos lo mejor de nosotros mismos y salimos hacia adelante.

La contrapartida que se adquiere es infinitamente más satisfactoria que los miedos iniciales. Madurez precoz, viajar y descubrir otro país, aprender (quizás) una nueva lengua, conocer gente de distintos lugares del mundo, adaptarse a nuevas costumbres, oportunidades laborales y formación constante, aprendizajes académicos y, las más importantes: enseñanzas vitales que terminan de formarnos como personas y modulan nuestra personalidad.

De España a Dinamarca

No hace falta buscar mucho para encontrar a nuestro alrededor a esa persona que ya no está entre nosotros porque se fue en busca de una oportunidad y la encontró. Y tanto le gustó, que jamás regresó. En realidad sí, lo hace de vez en cuando, pero ahora su mundo gira al revés y lo que para nosotros sería visitar su país de acogida en el extranjero durante nuestras vacaciones, para esa persona, sus vacaciones pasan ahora por regresar a “casa” a visitar a la familia.

Es el caso de Sara López, una joven vallisoletana que tras tener clara su vocación como futura ingeniera informática, eligió Dinamarca para desarrollar su sueño y llevar a cabo sus aspiraciones en este campo. El país danés es considerado uno de los más felices de Europa y la calidad de su sistema y modelo de vida, uno de los más envidiados.

Sara se fue con apenas 18 años y aunque no encontró la oportunidad que buscaba en su campo, otros vieron gran potencial en su vigor para reconducirla hacia un nuevo terreno del que podía aprender y dar lo mejor de sí misma, redescubriendo que quizás, sin estar relacionado con sus estudios, podía seguir disfrutando de su sueño. Y así fue, una de las compañías más destacadas en joyería para hombre le ofreció la posibilidad de desarrollar una nueva faceta en el mundo del marketing de la empresa.

A día de hoy, esta joven sigue viviendo su particular aventura y mientras diseña estrategias para publicitar pulseras para hombre, nos cuenta en su propio blog las ventajas de no tener miedo a tomar una decisión errónea y sacar provecho a todo lo que nos rodea, sin cerrarnos ninguna puerta, porque nunca se sabe si tras ésta se puede abrir otra que nos sorprenda todavía más y nos ofrezca la oportunidad que habíamos estado buscando.

Los datos de la emigración española

Entre 2008 y 2015 el número de españoles en el extranjero ha aumentado en 833.339 personas, hay un total de 2,3 millones, la cifra más alta desde que hay registros.

La crisis y una tasa de paro del 45%, hizo inevitable la fuga de talento español hacia el extranjero, pero parece que la dinámica empieza a cambiar y empiezan a existir indicios de que la situación se está revirtiendo. Por ejemplo, según el INE, volvieron 28.201 jóvenes españoles en 2015.

Eso quiere decir que por primera vez tras la crisis los españoles que emigraron para buscar trabajo empezaban a regresar a casa. El número de españoles que regresa a su hogar por motivo laborales ha aumentado un 42,8% desde 2007.

Eso sí, las salidas siguen siendo considerables y siguen emigrando más de los que vuelven. La fuga de cerebros durante la crisis comenzó en 2007 cuando se marcharon 22.527 jóvenes españoles. Los últimos datos oficiales del INE, en 2015, nos confirmaron que se marcharon 59.965 y solo volvieron 28.201. Así que sí, los graduados españoles siguen emigrando en busca de una oportunidad laboral y los que vuelven aún son pocos en comparación con los que se van, porque nos queda un saldo negativo de 30.000 personas, casi el doble.

¿Dónde emigran los estudiantes españoles?

La franja de edad de 20-39 años prefiere como destinos Reino Unido, Alemania y Francia. En cambio, los de 40-64 Francia, Estados Unidos y Reino Unido.

Alemania, el motor de la economía europea, es el destino favorito de los jóvenes estudiantes españoles con aspiraciones laborales en el exterior. Los que más emigran al país germano son los ingenieros, médicos y científicos.

Los ingenieros y los profesionales de la Comunicación y el Marketing (SEO, Copys, Community Managers) en cambio encuentran trabajo Reino Unido.

Y aunque no sea un destino mayoritario empiezan a emigrar cada vez más españoles a latinoamérica y concretamente a los países más occidentales del continente como Chile o Uruguay, donde se valora adecuadamente a los ingenieros españoles.

El gobierno planea evitar la fuga de cerebros con una convocatoria para jóvenes científicos en la que van a invertir 100 millones de euros para contratar a 1.000 investigadores para Universidades, Organismos públicos de Investigación y centros de I+D.

También te puede interesar...
¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Vallisoletano y periodista.

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal