Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Seguridad Social: un seguro público contra imprevistos

Lun 07, dic. 2009 - Ana Echeverría - Archivado en: , ,

Hablamos de la Seguridad Social en numerosas ocasiones: cuando nos damos de alta como trabajadores o autónomos, cuando acudimos al médico, cuando pensamos en nuestra jubilación, cuando miramos nuestra nómina. Pero ¿qué es realmente la Seguridad Social?

Una respuesta inexacta, pero sencilla, sería considerar que la Seguridad Social es un seguro de emergencias, exactamente igual que nuestro seguro de hogar o el de nuestro coche, con la diferencia de que se trata de un seguro público, no privado.

En realidad, la Seguridad Social es un sistema que el Estado establece para proteger a los ciudadanos en determinadas situaciones de necesidad. Por eso abarca tantas facetas de nuestra vida, desde los catarros de los niños hasta el ocio de las personas mayores.

¿De qué nos protege la Seguridad Social?

De la enfermedad, mediante un sistema público de salud (hospitales, centros de atención primaria, medicamentos subvencionados, etc….) y prestaciones (pensiones de incapacidad temporal o permanente).

De la pérdida de empleo. Cotizamos a la Seguridad Social para obtener el derecho a una prestación por desempleo, mientras estamos en edad de trabajar, o a una pensión, cuando llega la hora de retirarnos. Las pensiones no contributivas (por ejemplo, las de viudedad) también dependen de la Seguridad Social.

Organismos de la Seguridad Social

Al ocuparse de cuestiones tan dispares, la Seguridad Social es un concepto que abarca diferentes administraciones públicas: el Ministerio de Trabajo, el de Salud y las distintas administraciones autonómicas.

Por ello, en la práctica, la gestionan distintas entidades que se ocupan de aspectos diferentes… un pequeño laberinto de despachos y trámites que, en ocasiones, puede resultar complicado para los usuarios. Intentaremos arrojar un poco de luz sobre ellas. Éstas son las más importantes:

  • Instituto Nacional de la Salud (INSS): Se ocupa de las prestaciones económicas, con excepción de las prestaciones por desempleo. Es decir, las que recibimos cuando estamos de baja por enfermedad, maternidad, etc…
  • Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA, antes INSALUD): Gestiona los servicios sanitarios (consultas médicas, hospitales, etc…), aunque en algunas comunidades autónomas sus competencias están transferidas.
  • Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO): No se ocupan solamente de organizar simpáticos viajes en autocar. En realidad son el organismo que gestiona las pensiones de jubilación, invalidez y viudedad.
  • Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE, antes INEM): Se encarga de las prestaciones por desempleo.
  • Tesorería de la Seguridad Social: Gestiona las altas y bajas, afiliaciones, recaudaciones, etc… En definitiva, se ocupa de recaudar el dinero necesario para mantener el sistema de servicios públicos y prestaciones

¿Quién costea la Seguridad Social?

La pagamos entre todos: trabajadores en activo, empresarios y autónomos; españoles y extranjeros que residan y trabajen legalmente en España. Pero eso sí, no todos cotizamos igual.

La mayoría de los españoles está adscrito al Régimen General de la Seguridad Social, válido para empresarios y trabajadores de los principales sectores económicos. Pero existen excepciones, los llamados Regímenes Especiales de la Seguridad Social. Cada uno de ellos establece una serie de normas, obligaciones, derechos y tablas de cotización diferentes.

Son éstos:

Régimen Especial de Trabajadores Autónomos: Abarca a todos los profesionales por cuenta propia o autónomos.

Régimen Especial Agrario: Afecta a todo tipo de trabajadores agrícolas o agropecuarios.

Régimen Especial de la Minería de Carbón: Un sector en claro retroceso, pero que aún existe, y cuyas condiciones laborales exigen un tratamiento distinto.

Régimen Especial de los Trabajadores del Mar: Comprende a todos aquellos que se dedican a actividades marítimas y pesqueras, ya sea por cuenta propia o ajena.

Régimen Especial de Empleados de Hogar: El servicio doméstico está sujeto a condiciones especiales de cotización, en parte para evitar el trabajo en negro.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Desde mis inicios he compaginado el periodismo con el marketing. Son géneros y registros muy distintos que, sin embargo, tienen un rasgo en común: la búsqueda de la máxima claridad y sencillez. Moverme en los dos campos y no tener miedo de dar el salto a Internet me ha convertido en una profesional muy flexible. En G+ estoy aquí Ana

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal