Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Profesionales brillantes para ciudades inteligentes

En Estambul se usan los datos de movimiento de los teléfonos móviles para planificar el transporte público. En Malta el asfalto, el cemento y los escombros de las obras se reciclan para reutilizarse. En Amsterdam hay barcos eléctricos. Masdar, una ciudad que Emiratos Árabes está edificando en medio del desierto, será abastecida exclusivamente por energía renovables y prohibirá el tráfico de vehículos de combustión, sustituyéndolos por transporte público magnético y coches eléctricos. La Isla de Bornholm, en Dinamarca, se abastece con energía eólica y apaga o enciende equipos de los usuarios en función de su demanda de energía. En la coreana Songdo se ha reducido un 20% el uso de cemento gracias a un nuevo hormigón con un alto contenido en cenizas volantes. El distrito 22@ de Barcelona es un laboratorio urbano donde se testan farolas inteligentes, lecturas de gas y luz telemáticas y puntos de recarga de vehículos eléctricos. En Sant Cugat del Vallès, el riego de los jardines públicos está conectado a la estación meteorológica y solo se conecta cuando las condiciones de clima y humedad lo hacen necesario.
Son ejemplos concretos de smart cities, ciudades inteligentes, capaces de ahorrar recursos, facilitar la vida a sus ciudadanos y autogestionarse gracias a las tecnologías de la información y de la comunicación. No son ciencia ficción ni el capricho de un puñado de ecologistas: ocho de cada diez españoles viven en ciudades. La población urbana mundial es ya del 50% y en 2050 el porcentaje ascenderá al 70%. Si queremos que nuestras metrópolis sigan siendo habitables y puedan abastecerse sin disparar la contaminación, la gestión inteligente es ya una necesidad urgente.

Expertos en Smart grids

Las grandes protagonistas en la ciudad del futuro son las redes eléctricas inteligentes, o smart grids. Dado que la población no hace más que aumentar y las fuentes de energía son limitadas, lo único que podemos hacer es administrar bien las que tenemos. Y eso ya es posible. ¿Cómo? Uniendo electricidad y telecomunicaciones. Es decir, incorporando redes de gestión de datos a la red eléctrica tradicional. De esta manera, se minimiza el riesgo de apagones y la energía puede distribuirse en cada momento allí donde más se necesita, ya sea un parking donde se recargan coches eléctricos o una industria en funcionamiento. Los bloques de viviendas, en cambio, recibirían la energía necesaria durante las horas de ocio pero disminuirían el suministro en las horas de descanso, o cuando la mayoría de sus habitantes están ausentes.
Las redes eléctricas inteligentes plantean nuevos desafíos. Por ejemplo, la seguridad: las redes “tontas” son menos manipulables telemáticamente; las inteligentes deberán ponerse a salvo de hackers. Por otra parte, cada uno de los nuevos dispositivos de estas redes necesitará su propia IP, haciendo necesario migrar del actual sistema IPv4 al nuevo protocolo IPv6.
Todo ello requiere un nuevo perfil profesional muy especializado, experto en electricidad, telemática y telecomunicaciones. El Máster en Comunicaciones Aplicadas a la Gestión de la Energía de La Salle Campus Barcelona forma a estos nuevos ingenieros y los prepara para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado de la energía. Se estudian los nuevos sistemas de metering y de generación distribuida, los sistemas de gestión de datos y de comunicación específicos de la red eléctrica, los desafíos que plantea la integración de las energías renovables y la relación entre Smart grids, Smart cities y vehículos eléctricos.
El programa del máster se divide en dos postgrados, el Postgrado en Redes de Datos para la Red Eléctrica y el Postgrado en Red Eléctrica Inteligente, que también pueden cursarse por separado. Una apuesta segura para ingenieros informáticos o de telecomunicación que quieran ser imprescindibles en la ciudad del futuro.

También te puede interesar...
¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Desde mis inicios he compaginado el periodismo con el marketing. Son géneros y registros muy distintos que, sin embargo, tienen un rasgo en común: la búsqueda de la máxima claridad y sencillez. Moverme en los dos campos y no tener miedo de dar el salto a Internet me ha convertido en una profesional muy flexible. En G+ estoy aquí Ana

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal