Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Opositar, ¿te lo estás planteando?

Mar 11, oct. 2011 - marroyes - Archivado en: , , , ,

Trabajar en la administración pública es una de las alternativas que mucha gente contempla a la hora de buscar trabajo. Para acceder a un empleo público deberás hacerlo a través de un proceso de selección concreto: las oposiciones.

Son cuatro los organismos públicos que pueden convocar oposiciones: La Unión Europea, la Administración del Estado, la Administración Autonómica y la Administración Municipal. Dentro de cada administración hay diferentes tipos de vías para acceder a un trabajo público.

Oposiciones y concursos, ¿cuál es la diferencia?

Tres son los procesos selectivos.

Oposición: Para optar al puesto de trabajo el aspirante ha de realizar una o más pruebas. La nota que obtenga determinará que consiga o no la plaza.

Concurso: En este proceso se tienen en cuenta los méritos de la persona solicitante (formación, experiencia…). En la convocatoria oficial aparece una baremación de los puntos otorgados por cada mérito presentado. Se eligen los que mayor puntuación obtengan.

Concurso-Oposición: Es una combinación de ambos. Se tienen en cuenta pruebas y méritos del candidato.

Además de estas vías se puede trabajar como personal interino, pero en este caso la plaza que ocupas no te pertenecería hasta que la ganaras mediante alguno de los procesos antes explicados.

¿Por qué sacarse unas oposiciones?

La gran afluencia de opositores se debe a las numerosas ventajas que tiene ser funcionario público. La más importante es la seguridad de contar con un trabajo y un sueldo fijo de por vida pero hay muchas más:

Buen horario. Los funcionarios suelen tener varias tardes libres lo que permite una buena conciliación familiar y laboral.

Ventajas para realizar formación continua. Son muchas las ayudas a la hora de ampliar currículum que tienen los funcionarios, desde subvenciones a flexibilidad horaria.

Posibilidades de promoción profesional. Una vez dentro, el funcionario puede ascender de categoría mejorando sus méritos profesionales.

Igualdad de oportunidades. En la administración pública se garantizan las mismas oportunidades para todos los colectivos.

Permisos retribuidos. Cuando un funcionario pide permiso por matrimonio, embarazo o mudanza, no afecta a su sueldo.

Excedencias voluntarias. El funcionario puede pedir excedencias voluntarias para ampliar formación o dedicarse a sus hijos sin que pierda el puesto de trabajo o la antigüedad.

Beneficios sociales. Descuentos en numerosos establecimientos, mutuas de asistencia o planes de pensiones.

Por su parte el trabajador se debe comprometer a desempeñar su trabajo con diligencia y profesionalidad.

¿A qué tipos de oposición puedes optar?

Para prepararte una oposición deberás tener claro cual elegir. Tu nivel de formación será el baremo para ver a cuales podemos optar. Según la titulación que tengamos las oposiciones se clasifican en cinco categorías:

Grupo A1: Licenciados.

Grupo A2: Diplomados.

Grupo C1: Bachillerato Superior o equivalente.

Grupo C2: Graduado Escolar.

Grupo E: Certificado de estudios primarios.

Debes tener en cuenta que no podrás presentarte a una oposición superior pero sí a una inferior. De todas maneras, no lo recomendamos ya que el número de aspirantes suele ser superior. Además de todo lo comentado debes recordar un aspecto; en los procesos de oposiciones no entra el bueno, entra el mejor. Tenlo en cuenta.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:
Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal