Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Nueve maneras de motivar a los empleados sin gastar dinero

Jue 22, dic. 2011 - marroyes - Archivado en: , , ,

La motivación de los trabajadores es básica para que rindan en su puesto de trabajo y los resultados sean los esperados para la empresa. Hay algunos directivos que dan pequeños premios por objetivos o basan su motivación en incentivos económicos por resultados conseguidos. En época de crisis son muchos los empresarios que ven más difícil motivar a sus empleados porque no tienen el suficiente dinero para hacerlo.

Pero no todas las maneras de motivar tienen que ver con el dinero. La publicación Inc. ha elaborado una lista de nueve modos de implicar a los empleados en la empresa sin gastar dinero. Si eres directivo o tienes personas a tu cargo, échale un vistazo.

-         No escatimes en halagos y reconocimientos. Es lo más sencillo y barato de dar. Un empleado al que se le valora el trabajo se implica más el la organización. El reconocimiento del superior significa mucho más de lo que parece para el trabajador.

-         Fuera Project Managers. No dicen que despidas a los jefes de proyectos sino que en vez de haber una persona con todo el poder en el desarrollo del proyecto, es mucho más productivo que se divida en varias personas para que integren un equipo y trabajen juntos.

-         Debes lograr que el equipo asuma tus ideas como propias. Normalmente a las personas no les gusta que les digan lo que tienen que hacer así que pregúntales. De esta manera, al hacer como si fueran ellos los que han tenido la idea, se sentirán más implicados en llevarla a cabo.

-         No critiques ni corrijas. Seamos sinceros, a nadie le gusta escuchar que se ha equivocado. En vez de atacarles pregúntales cuáles pueden haber sido las causas del mal resultado o procedimiento.

-         Convierte a cada trabajador en líder. Es buena idea destacar las buenas actuaciones de los empleados. De la misma manera también es positivo dejarles saber que son un ejemplo para los demás.

-         Almuerza una vez por semana con un empleado. Y, si puedes, hazlo sin previo aviso. Dirígete hacia el trabajador y propónselo. Es una manera sencilla de hacerles ver que valoras su trabajo.

-         Ofrece pequeñas recompensas y feedback. Felicitar en público a alguien que ha cumplido de manera efectiva una tarea o realizar concursos y juegos internos para promover el compañerismo fomenta el intercambio de pareceres en la empresa.

-         Organiza fiestas en la organización. Transforma la oficina en algo más que un espacio para trabajar. Las happy hours, los picnics y las pausas para tomar algo hacen que la gente sienta el puesto de trabajo como un lugar más confortable.

-         Comparte tanto las recompensas como las derrotas. Si la empresa va bien realiza una celebración donde agradezcas el esfuerzo a todos. Al fin y al cabo si la cosa funciona es gracias a todos. De la misma manera debes compartir las decepciones con tus trabajadores ya que se merecen saber qué va mal en su trabajo. Ser honesto y transparente te dará un plus como directivo.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:
Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal