Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Integrando la informática en el entorno, la informática ubicua

Mie 30, may. 2012 - Alba Blanco - Archivado en: , , , , , ,

Hace muchos años que la informática ha dejado de ser exclusiva de profesionales para pasar a estar integrada en nuestro día a día. Las innovaciones tecnológicas se utilizan en entornos profesionales, sí, pero también en aquellos que afectan a la esfera más privada de las personas. En este contexto, no es de extrañar que la informática esté cada vez más adaptada, pensada e integrada a nuestro entorno.

De hecho, precisamente en eso se basa la informática ubicua. Este concepto se usa para explicar el fenómeno que se da cuando en nuestro día a día usamos aparatos informáticos de manera indirecta. Es mucho más que sentarse en el ordenador de sobremesa, mucho más que ver la televisión mientras twitteas desde el portátil, más allá de ver una película en el tablet mientras viajas en metro.

Se trata de esos aparatos que no tienen apariencia de ser objetos informáticos, a veces incluso se tratan de partes de objetos que se integran en nuestro entorno sin llamar excesivamente la atención. Aquellos de los cuales aprovechan todas sus propiedades desde personas muy preparadas hasta otras que no lo están tanto, desde gente familiarizada con la informática hasta aquellos que no se han sentado nunca delante de un ordenador.

Algunos ejemplos echarán algo más de luz sobre el asunto. Imaginemos un sistema de calefacción de coche que regule su potencia en función del número de personas que detecta en su interior. O bien una vivienda que apague las luces conforme se vaya haciendo de día y que tenga un toldo que se despliegue cuando hace sol y se recoja cuando detecta lluvia. En ninguno de estos supuestos realizamos acciones informáticas conscientemente y, sin embargo, funcionan.

Mark Weiser, quien escribió ‘The Computer for the 21st Century’, clasificó los sistemas de informática ubicua en tres formas, según su aplicación:

-         Dust (polvo): Son tan pequeños que pueden incluso no tener ningún tipo de salida visual (como los sistemas micro-electromecánicos MEMS). Su tamaño puede ser de milímetros, micrómetros o nanómetros.

-         Skin (piel): Suelen fabricarse con dispositivos orgánicos, polímeros conductivos o pueden emitir luz. Suelen usarse en elementos decorativos como son unas cortinas, así como en la ropa.

-         Clay (arcilla): Se le llama así al conjunto de MEMS que se combinan para crear formas en tres dimensiones.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Licenciada en comunicación y publicidad por la Universidad Ramón Llull. Periodista y Blogger. Puedes seguirme en G+ en Alba

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal