Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Incorpora el espíritu olímpico en tu empresa

Lun 06, ago. 2012 - Christian Pastrana - Archivado en: , , , ,

La celebración de los Juegos Olímpicos 2012 va más allá de un simple evento deportivo. Esfuerzo, superación o entrega son algunas de las características que comparten los profesionales del deporte. Trasladar estos aspectos a tu empresa puede traerte numerosos beneficios y conseguir el éxito al igual que los deportistas.

Si ‘La Roja’ fue un ejemplo de motivación para las empresas durante la pasada Eurocopa, adaptar y copiar algunas de las estrategias de los grandes técnicos deportivos y aprender de los atletas olímpicos no es tan mala idea. Así, la escuela de negocios ESCP Europe ha destacado los cinco elementos del espíritu olímpico que no deben faltar en cualquier empresa:

- ¡Follow the leader! Un buen entrenador sabe sacarle partido a cada jugador y detectar el talento que llevan innato. Es quien guía y dirige al equipo, siendo su principal herramienta la motivación y la pasión. Fomentar esta sensación entre tus empleados será clave para la productividad de tu empresa.

- Trabajo en equipo. Como si se tratase de una cadena de montaje, detrás de los deportistas de élite hay un gran trabajo de equipo: preparados físicos, técnicos, médicos y demás profesionales que se encargan de preparar a las estrellas deportivas. Las empresas funcionan en igual, más allá de los distintos puestos directivos que haya. Sólo si todos los empleados forman equipo y van en la misma dirección conseguirán sus metas.

- Esfuerzo y sacrificio. Si hay un ejemplo claro de superación y tesón eso son los deportistas olímpicos, quienes luchan durante cuatro años para conseguir ir a los Juegos Olímpicos y ganar alguna medalla. La meta nunca debe ser el principal objetivo, el camino es lo importante y sólo conseguirán llegar al final aquellos que más ganas le pongan.

- Definición de objetivos. Al igual que los deportistas, los empleados deben tener un aliciente que les motive a trabajar duro para conseguir sus objetivos. Si cada empleado saber qué tiene que hacer y a dónde quieres que llegue se esforzará mucho más por superarse.

- Creatividad y juego limpio. Dejar a un lado la rigidez en ocasiones es bueno. Deja a tus empleados un poco de libertad para que innoven en su día a día. Los cambios pueden ofrecer oportunidades que antes no habías pensado. Además, no te olvides de implantar en tu empresa valores tan importantes como la ética, el juego limpio y el respeto por el contrario. Así conseguirás tener una compañía “olímpica”.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Periodista de profesión y formación. Me muevo entre letras y redes sociales. Puedes encontrarme en G+ en Christian/a>

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal