Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Formación empresarial, la eterna olvidada

Mie 19, sep. 2012 - Ramón Quintana - Archivado en: , , , ,

Aunque se está notando una clara evolución en la formación empresarial, en España estamos muy lejos de considerar este aspecto como algo fundamental para la evolución de nuestras empresas. La rutina diaria, el hecho de tener que cumplir con los objetivos, la falta de tiempo, nos hace olvidar un aspecto tan importante como es el reciclaje del conocimiento, tanto de los trabajadores como de los propios directivos.

Se trata de una inversión sí, pero es un gasto que comporta muchas ventajas competitivas que se reflejan tanto en el proceso de trabajo mejorando la productividad, sobre el personal y la actividad directiva. Aún  así son muchas las empresas en España que no dan formación a su personal.

Existen algunos métodos para poder saber si tu empresa necesita algún tipo de formación. Algunos de ellos son la observación, las entrevistas individuales, los cuestionarios o las simulaciones. Todas estas herramientas te permitirán analizar qué conocimientos o habilidades necesitan mejorar tus empleados para poder escoger el tipo de formación más adecuada para el negocio. De entre todas las modalidades de formación, la más extendida es la presencial. De hecho, el 90% de los trabajadores que recibieron clases lo hicieron con esta modalidad. Le sigue el e-learning o formación online y el blended learning, que combina las dos anteriores. Aún así, las más novedosas son el social learning y el game – learning.

Aunque las organizaciones suelen acudir a centros especializados en formación para empresas, lo cierto es que existe lo que se llaman universidades corporativas que son instituciones de formación propias de la empresa. Se trata de universidades orientadas a conseguir unos resultados concretos marcados por la empresa. Su misión es mejorar la eficiencia empresarial, convertirse en una herramienta para captar y retener talento y crear empleados y directivos a medida.

En España contamos con un número pequeño de universidades corporativas y está limitado a las grandes empresas. Todas ellas, como resultado de esta inversión, han logrado mejorar su productividad, su reputación social y en retener y captar talento.

A pesar de que la formación empresarial  parecer ser la eterna olvidada en nuestro país, se trata de un elemento muy positivo para la empresa que, en muchos casos,  puede determinar su éxito o fracaso.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Prosumidor empedernido. Licenciado en comunicación y periodismo. Redactor jefe en Iberestudios. Enamorado de internet y las redes sociales y sobre todo de las nuevas formas de relación entre personas que favorecen el conocimiento y el aprendizaje.

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal