Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Experiencia y formación: el cóctel perfecto

Mie 16, feb. 2011 - Alba Arnau - Archivado en: , , , , ,

La especialización no es terreno exclusivo de los recién llegados al mundo laboral. Los jóvenes de hoy en día salen muy preparados, es cierto. Pero hay una cualidad que ni se paga ni se adquiere, se cultiva: la experiencia. Es un requisito indispensable para ocupar ciertos cargos de responsabilidad.

¿Cómo conseguir  entonces ese cóctel perfecto de experiencia y conocimiento específico? Muchas personas ya lo han descubierto y los centros formativos también: la clave está en la formación especializada para personas con experiencia, pero que necesitan reciclar o ampliar conocimientos.

Existen muchos masters y postgrados para directivos y ejecutivos de empresas pero se pueden agrupar a grandes rasgos en las siguientes categorías:

- Habilidades directivas: muy importantes para conocer las mejores estrategias para dirigir un equipo de personas en pro de los objetivos de la empresa. Cursos de liderazgo, de gestión de equipos, de optimización de recursos, son básicos para destacar y sacar el máximo rendimiento a un departamento desarrollando nuestras habilidades de dirección.

- Negociación: una herramienta fundamental para ahorrar recursos y optimizarlos. Los directivos deben saber negociar sobre todos los aspectos de su empresa, pero también es necesario que trasladen esta habilidad a sus empleados. Conocer las mejores técnicas  de negociación evita estados de ansiedad e inseguridad favoreciendo resultados beneficiosos para la empresa. Los contratos, los costes, las ganancias, todo es negociable.

- Visión estratégica de mercado: de nada sirve producir si no hay quien pague por un producto o servicio. Dar a conocer el producto y la empresa es el pilar de todo negocio. Una buena información y una buena gestión de la comunicación entre cliente y proveedor es esencial para el buen funcionamiento de la empresa. Por eso los directivos deben ser buenos comunicadores. Conocer los mercados y sus necesidades facilita al empresario focalizar su labor hacia el sector del que puede sacar más beneficios.

Los programas que las escuelas de negocios diseñan para este colectivo responden a dos perfiles de profesionales con experiencia. En primer lugar están las personas cercanas a la jubilación que buscan actualizar sus conocimientos para gestionar de una forma más productiva sus empresas, conscientes que el modelo vigente hace unos años ha quedado obsoleto en la actualidad.

Los segundos son personas maduras que han alcanzado un nivel intermedio dentro de sus empresas pero que aspiran a llegar a liderar proyectos de responsabilidad. Estas formaciones siguen metodologías más prácticas y comunales que los cursos tradicionales con análisis de casos prácticos, debates, workshops de desarrollo de habilidades, comidas-coloquios, etc.

Formación más allá de la vida profesional

Por otro lado, no sólo los altos cargos de grandes empresas tienen oportunidad de seguir formándose. Los profesionales de todos los sectores tienen las puertas abiertas en la universidad en lo que se denomina Aulas de la Experiencia.

Las aulas para mayores comenzaron a implantarse muy lentamente en las universidades españolas hace más de 30 años, como respuesta a la inquietud de muchas personas mayores. Su consolidación llegó con la expansión registrada en la década de los noventa. Actualmente son más de 70 las instituciones de educación superior de nuestro país que programan estas actividades formativas.

Se trata de programas que imparten enseñanzas y desarrollan actividades para la promoción y el desarrollo social y cultural de las personas mayores. En este caso no se busca la inserción o la integración en el mercado laboral sino ampliar los conocimientos personales y compartir experiencias para enriquecer al colectivo.

En España existen muchas universidades que han puesto en marcha las aulas para mayores, que tienen un gran éxito entre las personas con tiempo libre que deciden participar en ellos. Las universidades que cuentan con un programa específico para mayores suelen tener una duración de entre cuatro y cinco años y se distribuyen en módulos, como una carrera convencional.

Las universidades proponen una serie de asignaturas obligatorias a los matriculados de áreas y ámbitos muy variados: nutrición historia, matemáticas, filosofía, comunicación, etc.

¿A quien se dirigen las aulas para mayores?

Los requisitos para acceder a un Aula de la Experiencia son sencillos. Los cursos van dirigidos a mayores de 55 años que no estén matriculados en ninguna universidad para cursar otro tipo de formación. No es necesario que se posea ninguna titulación previa.

No existe un perfil concreto de las personas que acceden a esta formación. Son personas que se sienten motivadas por la posibilidad de estar activos y encontrarse con otras personas distintas a las de su entorno familiar y social. Lo que más valoran estos alumnos es poder mantener o mejorar su calidad de vida a través del ejercicio intelectual.

Aparte, y para completar el programa, pueden escoger entre una amplia variedad de asignaturas optativas que especializan el conocimiento en áreas más concretas. Para acabar de redondear un programa de formación en toda regla, las universidades también programan actividades especiales dirigidas a ellos, como conferencias, tertulias, exposiciones etc.

Portada: Formación para mayores. No hay edad para estudiar!

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Periodista y redactora. Sígueme en G+ en Alba Arnau

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal