Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Ésta es la ecuación científica de la felicidad

Mie 14, sep. 2011 - Eva Rodriguez - Archivado en: , , , , ,

Las circunstancias de la vida, la forma de ser de cada persona… son muchos los factores que inciden en la actitud positiva de una persona. Eduard Punset comenta en su blog el interesante concepto de plasticidad cerebral, que establece que cualquier experiencia personal deja una huella indeleble en la estructura cerebral de una persona. Y a su vez, puede dejar otros rastros en grupos de neuronas que interactúan entre sí a raíz de dicha huella.

Varios científicos han intentado buscar una fórmula científica de la felicidad, que nos ayude a establecer qué implica y cómo podemos lograrla. Uno de ellos es el citado Punset, que en su libro “El viaje a la felicidad” establece la siguiente fórmula matemática, formada por lo que él llama “factores significativos en los índices de felicidad”:

E – La emoción: este factor es el que multiplica los tres restantes que explicaremos a continuación. Si carecemos de emoción, nada de lo demás tendrá valor. Por ejemplo, si nuestro proyecto profesional o personal, no nos provoca esa emoción, será un gran impedimento para alcanzar la felicidad.

M – El mantenimiento: es el esfuerzo que pongamos al cuidar los detalles de todas las actividades que hagamos. Ser feliz implica nuestro esfuerzo en conseguir este estado de ánimo.

B – La búsqueda: según Punset en la búsqueda reside uno de los factores básicos de la feliidad. Supone cambiar nuestro día a día, sustituyendo el ensimismamiento por el espíritu multidisciplinar y la capacidad metafórica.

P – Las relaciones personales: Punset otorga un peso muy importante a las relaciones que entablemos con otras personas. Los vínculos afectivos y sociales son fundamentales dentro

Como contrapeso encontramos dos factores que actúan en contra de la felicidad:

R – Los factores reductores de la felicidad, como puede ser el predominio del miedo, o las convicciones que no han sido sometidas al análisis de la experimentación.

C – La carga heredada: son las barreras y adversidades que nos hemos encontrado a lo largo de nuestra vida, desde los malestares heredados por genética, hasta el desgaste físico o el estrés. Incluso existen cursos de estrés específicos para ayudarnos en situaciones difíciles.

Otros estudios acerca de la felicidad

Hay estudiosos que han dedicado su vida a investigar la felicidad. Es el caso de Michael Fordyce, uno de los mayores investigadores de esta temática. Más allá de los factores que inciden en ella, como pueden ser la salud, la genética o las condiciones económicas, Fordyce identifica patrones de felicidad, características asociadas que son comunes a las personas felices. Tras numerosos estudios, propone “los 14 rasgos fundamentales de la felicidad“, que ha ido aplicando en sus enseñanzas.

El psicólogo y escritor Martin Seligman, propone por su parte una fórmula similar, en donde la felicidad es igual a la suma de tres factores: S+C+V. El valor S hace referencia al set genético que heredamos de nuestros antepasados. Por ejemplo, hay personas que tienen un carácter optimista por naturaleza, que han nacido con ello.

El valor C se refiere a las circunstancias personales por las que pasa una persona a lo largo de su vida. La situación personal, la posición social, el contexto en el que vive, las barreras con las que se ha encontrado, todo ello repercute en nuestro nivel de felicidad.

Por último, la V es la voluntad que ponemos en lo que hacemos. ¿Realmente nos estamos esforzando en conseguir la felicidad? ¿Estamos poniendo de nuestra parte, intentando ser más optimistas?

La actitud y las ganas que pongamos en ello son fundamentales para lograr buenos resultados.

En definitiva, existen muchas variables de fórmulas de la felicidad. Lo que está claro es que sólo nosotros podemos poner la actitud para conseguirlo, valorando lo que tenemo, rodeándonos de un buen ambiente y haciendo frente a todas las barreras que se nos presenten. hay personas que tienen una vida fácil, pero son desgraciadas, sin embargo hay otras, a las que les ha tocado pasar situaciones díficiles, pero ponen su mejor sonrisa y plantan cara a la vida. Todo es cuestión de “querer y creer”.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Periodista, Blogger y responsable de comunicación y marketing. Apasionada por lo que hago. En G+ me encontrarás aquí Eva

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal