Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

¿Cómo conseguir una gestión de equipos eficiente?

Mie 09, may. 2012 - Alba Blanco - Archivado en: , , , , , ,

Conseguir que un equipo se gestione de una manera eficiente, sea productivo, haya buen ambiente y sus componentes estén motivados, es trabajo de todos. Unos trabajadores comprometidos ayudan mucho pero si no los gestiona un jefe que entienda su situación y reconozca su trabajo, tenderán a no implicarse tanto. Pero lograr una buena gestión de equipos no es complicado si se tienen en cuenta una serie de aspectos, tanto si eres trabajador, como la persona que coordina el grupo.

Para una correcta gestión de un equipo de trabajo es importante tener en cuenta que el jefe, aunque es el superior, únicamente ejerce de moderador en la gestión de conflictos o la búsqueda de soluciones. Cuando se trabaja en equipo es importante saber que hay alguien que va a tener la última palabra, pero también saber que las opciones que se van a plantear tienen el mismo peso vengan de quien vengan.

Para poder trabajar en equipo correctamente es necesario hacer un trabajo de introspección previo y conocernos a nosotros mismos. Intenta saber cuáles son tus mejores habilidades en el trabajo y poténcialas. De la misma manera, evalúa tus puntos débiles y trata de mejorarlos o no coger responsabilidades en algo que sabes que no se te da del todo bien.

Responsable y trabajadores han de tener muy claro el objetivo por el que trabajan. Así se evitará la dispersión y remará todo el mundo en la misma dirección. De la misma manera, para que todos alcancen esa finalidad es importante que haya una buena comunicación entre todos los integrantes del grupo de trabajo. Las nuevas tecnologías, Internet y las redes sociales profesionales pueden ser de gran ayuda para este cometido.

La motivación, pilar básico

La motivación del equipo es muy importante. Cada uno ha de buscar cuáles son sus posibles frenos e intentar superarlos. Es responsabilidad del líder mantener un grupo motivado y esto se hace compartiendo los avances logrados, felicitando al equipo y reconociendo su implicación. El compromiso también ayuda a motivar al resto, ya que un jefe comprometido en lo que hace ayuda al resto a implicarse.

Es importante que para las reuniones haya una preparación previa para no dejarlo todo a la improvisación aunque también conviene no encorsetarse con lo que tenemos preparado y ser flexible a incorporar nuevas ideas que acaban de surgir. Pruébate a ti mismo y trata de proponer siempre algo. Si te obligas a realizar intervenciones irás mejorando día a día y todos se verán recompensados, así que lleva la voz cantante de vez en cuando.

Para no caer en la desmotivación es muy buena idea celebrar los avances en la dirección correcta. Muchas veces vislumbrar la meta se nos hace complicado porque la vemos muy lejos. En ese caso lo importante es concentrarse en el próximo paso a dar y así paso a paso se irá avanzando y a cada meta volante alcanzada, celebrarlo como se merece. De hecho, uno de los pilares para que la gestión de grupos funcione es pasárselo bien intercambiando ideas, así que ¡a potenciar la reciprocidad y a celebrar los logros!

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Licenciada en comunicación y publicidad por la Universidad Ramón Llull. Periodista y Blogger. Puedes seguirme en G+ en Alba

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal