Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Claves para convertirse en un líder carismático

En cualquier grupo de amigos o en el trabajo, siempre hay alguien que sobresale del resto gracias a su personalidad. Convertirse en el centro de atención no es una tarea fácil. Además en algunas ocasiones intentar ser carismático puede resultar cansino para el resto de la reunión pues queda muy forzado. Así, la naturalidad es una de las características de cualquier líder carismático.

No obstante, tal y como apunta el diario El Confidencial, las personas carismáticas tienen en común ocho características que las hacen destacar y ser unos auténticos líderes:

- Saben escuchar. Ser el líder o el jefe no significa estar en posesión de verdades absolutas. Escuchar a quienes están a tu alrededor no sólo hará que ellos se sientan apreciados, además te permitirá adquirir nuevas ideas que no habías tenido en cuenta. Una persona carismática nunca se siente superior al resto.

- Crean confianza e inspiran. La experiencia les ha enseñado a aprender de los errores y enmendarlos. Unos tropiezos que trasmiten al resto de su equipo, al cual deben hacerle comprender tanto sus aciertos como errores. El líder debe conservar su credibilidad para seguir siendo el referente del resto.

- No son conformistas. Si perciben algún error o injusticia se las averiguan para buscar una posible solución y lograr acabar con ese problema. Si hay algo que puede ser mejorado, ellos harán todo lo que esté en su mano para lograr un cambio. Su descontento conduce a la acción, y ésta, al cambio.

- Son visionarios. Tienen la capacidad de crear unos proyectos empresariales únicos y diferentes al resto de su competencia. No sólo es cuestión de tener buenas ideas, sino de saber captar las oportunidades de negocio que ofrece el mercado.

- Se arriesgan y se sacrifican. Son los primeros en apostar por sus ideas y luchar hasta conseguirlas. Actúan teniendo en cuenta las ideas que propugnan. Otra vía de confianza para el resto del grupo, pues nunca podrán pedir algo que ni siquiera ellos mismo son capaces de hacer.

- Son creativos. Destacan por su ingenio y sus aspiraciones son diferentes al resto de las personas. Tienen sus propios métodos para poder alcanzar diferentes resultados.

- No cotillean. Si alguien ha cometido un error se lo comentan directamente. Criticar con otros compañeros la actitud de una determinada persona sólo ocasionará que todos desconfíen del líder. Asimismo hacen ver que un error lo puede cometer cualquier persona y que lo importante es aprender de él.

- No son egocéntricos. Lo importante es el grupo, el todo. No hablan de ellos mismos, lo que prima es el objetivo común y lo que puede aportar cada uno a la empresa. Al líder no le gusta “colgarse medallas” que no son sólo suyas.

También te puede interesar...
¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Periodista de profesión y formación. Me muevo entre letras y redes sociales. Puedes encontrarme en G+ en Christian/a>

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal