Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Asegúrate el éxito en el primer año de carrera

Jue 06, nov. 2014 - Sandra Bortolotti - Archivado en: ,

El paso del instituto a la universidad no siempre es fácil. El cambio total del sistema educativo coge siempre a más de uno por sorpresa cuando ya es tarde para reaccionar. El resultado, un primer año más o menos perdido en el que se han ido acumulando los suspensos, y la consecuente durada más larga de la carrera universitaria.

En la universidad los horarios no son tan rígidos y los estudiantes tienen más libertad para planificarse su actividad, ya que superar una asignatura depende muchas veces de ir entregando una serie de trabajos y de un examen final. Hay que tener claro que esa libertad no debe convertirse en tiempo ocioso, pues el mejor consejo que puede darse a los recién llegados es la necesidad de planificarse el curso, de tratar de estar al día de las materias y no dejarlo todo para última hora, cuando los exámenes se concentran en pocos días.

También es recomendable tener en cuenta de que los nuevos grados europeos homologados que ha conllevado el denominado Plan Bolonia, requieren la asistencia obligatoria a la mayoría de las clases y una evaluación continuada.

Las universidades privadas tratan de facilitar en todo lo posible la adaptación del alumno a su nuevo entorno. Pero las Jornadas de Bienvenida para los estudiantes del primer curso, organizadas para que los recién llegados conozcan su nueva ‘casa’, se llevan a cabo en la mayoría de universidades. Es el Rector el encargado de inaugurarlas con su bienvenida a los estudiantes, a la que siguen sesiones informativas y de acogida.

Los alumnos quizá no sepan en un primero momento a quién consultar sus dudas en la universidad, ya que en el instituto, la figura del tutor tiende a verse mucho más cercana; pero lo que el estudiante debe saber es que en la universidad, todos los profesores tienen sus tutorías para atender a los alumnos que lo necesiten. Desde el primer día los profesores indican sus datos de contacto para cualquier consulta que puedan tener.

Debe también tenerse en cuenta que en el colegio o instituto hay poco margen para profundizar en la teoría impartida en clase. En la universidad, sin embargo, es conveniente repasar la bibliografía que recomiendan los profesores, pero sin agobiarse ante lo que parece un listado interminable de libro. En cuanto a los exámenes, será muy útil consultar en el servicio de bibliotecas online de cada universidad, si existe algún tipo de fondo documental, con algunos exámenes de años anteriores. De esta forma, el alumno podrá consultar el estilo de determinados profesores a la hora de elaborar un examen. Una vez más, el profesor se convierte en la mejor guía. Por eso es tan importante contar con un método de trabajo sistemático y pedir tutorías.

Además, muchas universidades cuentan con un Gabinete de Orientación Psicológica que ofrece asesoramiento sobre temas personales o académicos. Su finalidad es servir de ayuda cuando, por ejemplo, el alumno no está satisfecho con su carrera, tiene ansiedad ante los exámenes, necesita pautas para mejorar sus hábitos de estudio, etc.

Por último, socializarse es esencial para sobrevivir en la universidad. Necesitarás pedir los apuntes de aquellos días que no has podido asistir o trabajar en equipo para entregar ciertas tareas que requiere el Plan Bolonia. Para ello, contarás con los bares de cada facultad y las famosas fiestas que se organizan regularmente en todas las universidades del país.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Periodista productora y consumidora de cultura, a la que llego a través de libros, la pluma, el pincel, Internet y las redes sociales.

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal