Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

¿Se puede perder el empleo por insultar en Facebook?

Lun 02, jul. 2012 - Ramón Quintana - Archivado en: , , , , ,

La sociedad actual está atravesando un gran cambio en la forma que nos relacionamos con los demás. Nunca estuvimos tan expuestos a la vida de los demás como ahora. Las redes sociales permiten mantener el contacto con los amigos y familiares, además de poder compartir información de todo tipo. Sin embargo, la poca privacidad que ofrecen estos productos puede llegar a poner en riesgo tu puesto de trabajo.

De hecho, hace unos días que en Francia un tribunal invalidaba el despido de una enfermera que se había despachado a gusto con su jefe en Facebook. Aunque fue despedida, los jueces han considerado que la enfermera no obró mal puesto que las comunicaciones que se hacen a través de esta red social son privadas, por lo que, finalmente, condenó a la empresa a pagarle 16.800 euros de indemnización.

Por otro lado, en Estados Unidos, el Nacional Labor Relations Borrad (NLRB) defiende que expresar la opinión en Facebook es un derecho inalienable, es decir, se tiene en cuenta que los trabajadores tienen el derecho a discutir sobre sus condiciones de trabajo. De este modo, sólo se aceptan sus comentarios siempre y cuando generen debate y beneficien al grupo.

¿Qué ocurre en España?

En España, el Estatuto de los Trabajadores (art. 54.2 c) contempla las ofensas verbales o físicas al empresario como una causa de incumplimiento contractual y, por lo tanto, se considera un despido disciplinario. Sin embargo, esto no significa que todo insulto por parte del trabajador a un superior implique automáticamente la posibilidad de acogerse a este tipo de despido. De hecho, es común que los tribunales de justicia declaren que insultar gravemente el empresario puede no ser causa suficiente para despedirlo, sino que deben valorarse las circunstancias en su conjunto para verificar  si se trata de una conducta aislada, si existen un contexto de crispación por parte del trabajador, si las expresiones se pueden considerar de uso corriente en ambientes de discusión o, por ejemplo, si hay ánimo o no de injuriar para así dictaminar la mejor sentencia.

En cuanto a las redes sociales, lo cierto es que tus contenidos están mucho más expuestos por lo que existe una mayor probabilidad de que se puedan demostrar los insultos y, a la vez, que puedan considerarse como un ataque frontal al honor de la persona agraviada. Así que, en resumen, lo mejor que se pueden hacer es respirar, tranquilizarse y, sobre todo, abstenerse de decir según que cosas en Facebook o en cualquier red social aunque tu configuración de la privacidad sea muy alta.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Prosumidor empedernido. Licenciado en comunicación y periodismo. Redactor jefe en Iberestudios. Enamorado de internet y las redes sociales y sobre todo de las nuevas formas de relación entre personas que favorecen el conocimiento y el aprendizaje.

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal