Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

¿Qué colectivos de riesgo de exclusión social existen y por qué es importante su formación?

Mie 30, mar. 2011 - Marta Mela - Archivado en: , ,

En las sociedades siempre existen colectivos de personas que por un motivo u otro, sufren riesgo de exclusión social. Cómo bien indica el término, se trata de aquellos que por su condición social son total o parcialmente excluidos de una participación plena en la sociedad en la que viven.

La exclusión social se lleva a cabo principalmente, mediante la privación económica (desempleo, ingresos insuficientes…), la privación social (marginación social, no participación en las actividades sociales, deterioro de salud…) y la privación política (no participación en las actividades políticas, escasa representatividad política, falta de participación en las decisiones que les afectan personalmente…).

Colectivos de riesgo de exclusión social

Discapacitados

Las personas que sufren alguna discapacidad física o mental son uno de los principales colectivos en riesgo de exclusión. Si la discapacidad es psíquica, estas personas suelen tener problemas de integración, de incomunicación y de adaptación con el resto de la sociedad. La sanidad sólo les ofrece un seguimiento escaso y esto no ayuda a su situación. En estos casos es importante evitar aislamiento y fomentar su autonomía y su integración.

Por otro lado, si la discapacidad es física, las personas tienen problemas para acceder a muchos lugares, así como para ser aceptados y tratados como a uno más.

Inmigrantes y minorías raciales

El hecho de provenir de una sociedad y cultura diferentes hace que los inmigrantes tengan ciertas dificultades para integrarse en una nueva sociedad. En estos casos, es imprescindible promover la interculturalidad y facilitar el acceso de estas culturas a nuestra sociedad reconociendo sus derechos.

Mendigos y vagabundos

El no tener recursos económicos y un hogar, la escasez de recursos sociales y sanitarios, y la consiguiente aparición de patologías mentales o problemas con algunas adicciones hacen de este colectivo un claro ejemplo de marginación y exclusión social. Como en otros casos, muchas veces no se les da una oportunidad para la integración.

Mujeres

La mujer recibe, aún hoy en día, un trato de desigualdad en frente al hombre. En gran parte de países aún no tiene las mismas oportunidades que el hombre para acceder a la educación y la formación, así como para acceder al poder. Sus derechos no siempre son tratados de igual manera que los masculinos y, por si fuera poco, la violencia machista aún es una realidad muy presente en todo el mundo. Todo esto hace que la mujer forme parte de estos colectivos con riesgo a la exclusión social.

Desempleados adultos, recién licenciados y de larga duración

Este colectivo está últimamente y cada vez más presente en nuestra sociedad. La crisis ha hecho que el desempleo abunde, y que los más mayores y los recién licenciados tengan verdaderos problemas a la hora de encontrar un trabajo. Esto les priva de oportunidades, les dificulta el acceso a recursos económicos y sociales y, por lo tanto, les aleja del resto de la sociedad. En el caso de parados de larga duración, estas consecuencias son más visibles y por lo tanto su situación es notablemente más grave.

Otros colectivos en riesgo de exclusión

Además de los ya mencionados, existen otros colectivos habitualmente marginados por la sociedad. Ancianos, analfabetos, drogadictos, delincuentes y presos, olvidados por el sistema actual y excluidos de la sociedad. Ellos también necesitan de la atención de personal especializado en Trabajo Social que les ayude a integrarse.

La educación como solución a la exclusión social

Para combatir esta discriminación y favorecer la inclusión en la sociedad de estos colectivos es imprescindible darles un trato de atención a aquellos que lo necesiten, así como sensibilizar a la sociedad de estos problemas y llevar a cabo políticas o medidas sociales que favorezcan a su integración.

Además, la educación y una buena formación son imprescindibles en cada uno de estos casos, sobre todo para los que se precisa algún tipo de educación especial. Cursos de alfabetización, talleres especializados, formación que les prepare para asumir puestos de trabajo, formación especializada, o cualquier otro tipo de formación adaptada a sus necesidades. Todos estos tipos de formación favorecen a la preparación de los colectivos con riesgo de exclusión social para adaptarse a la sociedad y, por lo tanto, para que ésta se adapte a ellos. La formación crea oportunidades, prepara a las personas para la sociedad actual, disminuye desigualdades y discriminaciones. Fomentando hábitos de trabajo se consigue reducir esta brecha que existe entre estos colectivos y el resto de la sociedad. Por eso, una educación adecuada a cada caso es imprescindible y necesaria.

Formación y exclusión social: estudios y trabajo para la integración en la sociedad

Entrevistamos a los centros:

Jordi Mela, director del Centro de Formación y Prevención: “Es necesario que se dediquen recursos para conseguir que todo el mundo tenga las mismas oportunidades en cualquier ámbito de la sociedad”

¿Te ha gustado esta noticia?
4 comentarios Compártela:

Fotógrafa y periodista. Encuéntrame en G+ aquí: Marta Mela

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal