Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

¿Por qué ser funcionario en España?

Mie 23, mar. 2011 - Marta Mela - Archivado en: , , ,

Con la crisis y el aumento del paro se ha incrementado, también, el número de aspirantes a ser funcionarios en España. Concretamente el 72% de las personas quieren trabajar en la administración pública mientras que sólo el 4% quiere ser empresario.

Actualmente en España existen más de 2,5 millones de funcionarios, una cifra que sólo es superada por Francia (5,2 millones), Alemania (4,5 millones), Polonia (3,5 millones) e Italia (3,4 millones). Esta cifra coloca a España en la quinta posición de la Unión Europea en relación al número de funcionarios, superando la proporcionalidad en la UE respecto a la relación de ciudadanos corrientes sobre empleados públicos, existiendo 18 funcionarios por cada habitante.

Son muchas, pues, las personas que quieren ser funcionarios. Mientras una pequeña parte decide trabajar en la administración pública por vocación de servicio al país, la gran mayoría se sienten atraídos por el sueldo y los horarios de los que disfruta el funcionariado. El hecho de realizar unas oposiciones a funcionario es una buena opción para conseguir un trabajo seguro.

¿Cuales son las ventajas de ser funcionario?

Hay varios factores que hacen que ser funcionario en España sea especialmente atractivo. Veamos algunos de ellos:

-Un trabajo seguro. Ser funcionario implica tener un empleo seguro para toda la vida, implica poder perder el puesto pero no la plaza de trabajo. Esto, en tiempos de crisis y cuando el estrés laboral está muy presente en nuestra sociedad, es un gran aliciente, porque a pesar de los duros momentos económicos que viva el país, siempre tendremos un sueldo fijo. Además, este sueldo fijo y de por vida permite al trabajador poder plantearse y organizar su futuro a largo plazo, sin tener que estar pendiente de si en unos años seguirá en el trabajo actual o estará desempleado, etc.

En el caso de las personas de una cierta edad es algo especialmente importante, ya que,por lo general, si una persona mayor se queda sin empleo le será mucho más difícil encontrar un trabajo que a una persona más joven.

- Estabilidad emocional. El hecho de ser funcionario de la Administración Pública, por ejemplo y tener un empleo seguro ofrece al trabajador una gran y agradecida estabilidad emocional, ya que se evita preocuparse por asuntos cómo el buscar trabajo, el desempleo…

- Un buen horario laboral. Los funcionarios disponen de un buen horario laboral que les permite tener tiempo libre. En muchos empleos públicos se trabaja solo por las mañanas, de manera que los funcionarios tienen más horas libres que otros trabajadores de empresas públicas, en las que a veces las horas extras son demasiado habituales. Además, a menudo se libra los fines de semana y se hacen menos de 8 horas diarias. Estos horarios permiten tener más tiempo libre para dedicar al descanso o a hacer otras actividades y hobbies…

- Salarios seguros y medios. Respecto a los salarios, el hecho de ser funcionario también tiene sus ventajas. Si bien es cierto que en algunas empresas privadas el sueldo de los trabajadores es mayor, en el caso de los funcionarios la ventaja recae en que en épocas de crisis su sueldo puede congelarse, pero rara vez disminuye. Además, los funcionarios tienen derecho a pagas extras y sus salarios están regulados por la ley.

- Formación continua. Aunque muchos no lo sepan, la Administración pública ofrece a los funcionarios la posibilidad de asistir a numerosos cursos de formación. Esto permite a los trabajadores mantenerse al día, sobretodo en trabajos relacionados con la tecnología. Hay que decir, que estos cursos de formación continua son totalmente voluntarios, y que el trabajador no perderá su puesto por el hecho de no hacerlos.

- Protección ante la ley. La Administración, por su condición de ser de carácter público, se ve obligada a cumplir al pie de la letra las leyes de igualdad, permisos de enfermedad o bajas, huelgas… No es que en las empresas privadas no se cumplan estos deberes, pero siempre se corre más riesgo que en el sector público, en el que los directores no pueden tomar represalias de ningún tipo en contra de un trabajador por ejercer sus derechos.

- Por último, una de las características más gratificantes para los funcionarios: los días de vacaciones. Los trabajadores de la administración pública tienen derecho a un mes de vacaciones, pero además pueden disponer de 6 días de asuntos propios al año. También optan a una excedencia ilimitada por motivos personales (aunque esta requerirá haber trabajado al menos 5 años en la Administración), además de las excedencias por maternidad, licencia por estudios, etc.

Todas estas ventajas concluyen en lo que podríamos llamar una gran ventaja general: una mejor calidad de vida. Los horarios y salarios de los funcionarios, sus periodos de vacaciones y su protección ante la ley hacen que estos trabajadores dispongan de unas mejores condiciones de vida, que puedan conciliar mejor la vida laboral y la familiar, que estén más a gusto con y en su empleo y menos preocupados. En resumen, una mayor comodidad, tranquilidad y calidad de vida que hace que muchos quieran ser funcionario.

Quiero ser funcionario: formación y oposiciones para conseguir un trabajo fijo

¿Te ha gustado esta noticia?
4 comentarios Compártela:

Fotógrafa y periodista. Encuéntrame en G+ aquí: Marta Mela

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal