Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

¿España, capital mundial de las exportaciones?

Lun 10, nov. 2014 - Sandra Bortolotti - Archivado en: ,

A 10.000 kilómetros de aquí y hace poco más de una década, Corea del Sur no era tan diferente a España.

Cuando los intervino del FMI en 1997, todavía eran una democracia joven. A pesar de eso y aunque están rodeados por enormes potencias comerciales con las que es difícil competir, Corea del Sur ha conseguido convertirse en un modelo exportador, innovador y de atracción de inversión extranjera parecido al que muchos desean para España.

A finales de los años noventa, Corea del Sur hubiera ganado pocos concursos de belleza entre las multinacionales que buscaban un nuevo emplazamiento. Tres de los motivos principales eran la intensa burocracia, el enorme poder de unas grandes empresas que limitaban la competencia con sus formidables contactos políticos y, por último, unas regulaciones laborales que favorecían la estabilidad muy por encima de la productividad. En la actualidad, la situación ha cambiado lo suficiente como para que en estos momentos resulte mucho más fácil abrir un negocio en Seúl que en Madrid.

Según el Banco Mundial, en los requisitos y facilidades para lanzar una empresa, España sólo gana en el coste y el papeleo que deben dedicarse a registrar el inmueble que convertiremos en nuestras oficinas. Aquí eso es más sencillo y más barato a pesar de la notable influencia de los notarios y de las tasas de los ayuntamientos.

La inversión en investigación y en desarrollo supera el 4% del PIB, más del triple de lo que gasta España

Corea del Sur empezó con limitar las grandes empresas con nuevas regulaciones, la apertura de las compuertas a la competencia internacional y destinando decenas de miles de millones de euros a propulsar la existencia de unas startups que pudieran disputar algún día el poder de los conglomerados.

Tras alguno años, según la Heritage Foundation, el mercado de trabajo ya es más flexible en España que en Corea del Sur. Mientras aquí se está traduciendo en menos recortes de plantilla y en los primeros signos de creación de empleo a cambio de sueldos cada vez más bajos, en Seúl o Pusan la apuesta del estado por la educación o la inversión en I+D les están permitiendo competir con China sin resignarse a unos beneficios y unos seguros sociales similares a los de la segunda superpotencia.

Es cierto que el salario medio es más bajo allí que en España pero la proximidad con las factorías chinas y las de otros países enormes y especializados en mano de obra barata como India es mucho mayor, y segundo, que no cuentan con las barreras comerciales y capacidad de negociación de la Comisión Europea frente a Pekín o Nueva Delhi. Para compensarlo, la inversión en investigación y en desarrollo supera el 4% del PIB, más del triple de lo que gasta España en este aspecto, situando así a Corea del Sur como uno de los líderes mundiales.

¿Te ha gustado esta noticia?
Coméntala Compártela:

Periodista productora y consumidora de cultura, a la que llego a través de libros, la pluma, el pincel, Internet y las redes sociales.

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal