Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

¿Es la formación en la empresa un gasto o una inversión?

Mie 19, sep. 2012 - Ramón Quintana - Archivado en: , , ,

Algunos expertos dicen que para superar una crisis, las empresas necesitan renovarse. Pero, para poder innovar, se necesita más conocimiento lo que conlleva una necesidad de formación. El conocimiento es un factor de la producción que afecta directamente a la competitividad y que determina el éxito de la empresa. Es por eso que podemos decir que innovar, conocimiento y formación están vinculados. Innovar es el resultado de un conocimiento rico y el conocimiento sólo se adquiere mediante la formación.

Para poder conseguir aumentar los beneficios de tu empresa es necesario que sepas que el conocimiento de los empleados es el mayor capital de la empresa que puedes tener. Gracias a la formación, la empresa tienes más posibilidades de sobrevivir ante las exigencias del mercado y enfrentarse a los puntos débiles que afectan a la productividad y a la evolución del negocio.

No obstante siempre encontraremos detractores de la formación, quizás porque su experiencia fue negativa, otros porque lo consideran un castigo o forma de pasar el tiempo o simplemente lo ven como un lujo que no se pueden permitir. En realidad, exceptuando las empresas multinacionales y las grandes empresas nacionales de España, la mayoría no dan formación a su personal. Lo que no tienen en cuenta es que cuando no se da formación se producen otros tipos de costes económicos que pueden perjudicar a la empresa. Algunos ejemplos son la baja calidad y productividad, la mala atención al cliente o el mal uso de las instalaciones. Para más inri, acarrea también con costes sociales: absentismo, impuntualidad, abandono del puesto de trabajo, accidentes o incluso muertes.

¿Cuáles son sus ventajas?

1. Sobre el proceso de trabajo: provoca un aumento de la productividad y de la calidad del trabajo, disminuyendo las averías y optimizando los tiempos muertos y aprovechando el horario y los instrumentos.

2. Sobre el personal: provoca una reducción del absentismo, incrementa la satisfacción laboral y la puntualidad, mejora la motivación y la integración del trabajador, entre otras.

3. Sobre la actividad directiva: facilita la introducción de las nuevas tecnologías, conlleva un mejor clima de trabajo, mejora la comunicación tanto vertical como horizontal y permite identificar las personas más aptas para la promoción.

Es importante asignar un presupuesto a la formación con el mismo cuidado que requiere cualquier otro recurso que contribuye al desarrollo futuro de la empresa. La formación es una inversión, una forma de detectar objetivos, un apoyo esencial para cumplir con el plan de la empresa, así como un medio para mejorar la productividad y flexibilidad en la empresa y en los empleados, de efectos a corto, medio y largo plazo.

¿Te ha gustado esta noticia?
3 comentarios Compártela:

Prosumidor empedernido. Licenciado en comunicación y periodismo. Redactor jefe en Iberestudios. Enamorado de internet y las redes sociales y sobre todo de las nuevas formas de relación entre personas que favorecen el conocimiento y el aprendizaje.

Buenos días.

Realmente la formación es importante siempre y cuando sea necesaria. Precisamente en mi Blog hay un artículo (http://pedroleira.com/2012/05/08/la-importancia…-de-la-empresa/ ‎)en el cual explico qué necesidades tiene que tener un plan de formación y si es realmente necesario.

Buen aporte.

Hola Pedro,

Gracias por tu aportación pero no hemos podido acceder al conetenido que nos has dicho. Hubiera resultado interesante poder compartir información y opiniones.

Desde mi punto de vista, siempre que sea adecuada para el puesto de trabajo o equipo de trabajo, vale la pena.

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal